sofás hoteles

TIPOS DE PATAS PARA CONFIGURAR TU SOFÁ ÚNICO

Cuando decidimos que nuestro antiguo sofá necesita imperiosamente un relevo, tenemos muy en cuenta el diseño exterior, la comodidad de la sentada, el tipo de tapicería que más nos encaja según si tenemos niños, mascotas, para combinar con las cortinas, etc… Pero no solemos fijarnos mucho en primera instancia en un complemento importante del sofá: las patas. Las patas no solo sirven para sostener el sofá. También nos ayudan a darle personalidad, ya que dependiendo del material utilizado o su altura, podemos darle al sofá ese toque contemporáneo o clásico, según nuestra necesidad, además de ayudarnos en las tareas diarias de limpieza.

En Sofás Valencia disponemos de distintos tipos de patas, tanto de madera como metálicas, ideales para adaptar a cualquier tipo de decoración o necesidad. A continuación vamos a enumerarlas y describirlas para que, cuando tengas que renovar tu sofá, la elección sea un poquito más sencilla y puedas comparar las diferentes opciones que te ofrecemos.

¿Qué Tipos existen?

Dentro de la gama de madera, podemos ofrecer cuatro tipos de pata, siempre hablando de madera maciza. La pata lingote, de 4 cm. de altura, disponible en diferentes tonos para adaptar a tu decoración. La pata en escuadra, seis centimetros de altura, la pata cónica de diez centimetros y la pata pak, también de diez centímetros de altura, éstas dos últimas ideales para darle a tu sofá un toquecito clásico y elegante, además muy practicas a la hora de la limpieza por debajo del sofá, dándonos la altura necesaria para que podamos pasar el aspirador o patas para que pueda pasar el robot tipo Roomba. Todas ellas se pueden fabricar en cinco colores a elegir según interese para combinar, bien con los muebles, bien con el suelo: color roble, natural, nogal claro, nogal oscuro y wengué, siempre barnizadas. Ya ves que con el abanico de colores es difícil no encontrar el que se acomode totalmente a tus necesidades y a la decoración de tu salón.

Después contamos con las patas metálicas cromadas, de diferentes formas y tamaños. Una pregunta recurrente es la de si se estropearán las patas cuando pasamos el mocho por el suelo. Rotundamente, no. Son patas con un baño de cromo, que por mucho que las mojemos, no se van a deteriorar ni se van a oxidar, y este tipo de patas suelen dar una imagen moderna a nuestro sofá, tanto si nos decidimos por una u otra altura.

Dentro de la altura más baja, estamos hablando de tres centímetros y medio, tenemos las patas redondas o cuadradas, de tipo lingote y de once o veintidós centímetros de ancho para poder adaptar a cualquier medida de brazo. Después pasaríamos a la pata Apogeo, de cuatro centímetros de altura, una pata poco visible pero muy elegante, ya que tiene forma de tobogán y la parte visible queda haciendo pendiente. También disponemos de la pata redonda, esta vez de cinco centímetros de altura y de veintidós centímetros de anchura, ideal por sus medidas para sofás con brazos voluminosos de entre veinticinco y treinta centímetros de anchura. Para sofás con diseños de brazo inclinado, que les da un toque de modernidad y originalidad, tenemos las patas en V larga o corta, según si van colocadas en el brazo o en el bajo del asiento.

Y si lo que necesitamos es que el sofá quede alto para poder pasar el aspirador o el robot Roomba por debajo, ofrecemos patas a partir de diez centimetros de altura, ideadas para esos menesteres. Siempre hemos de tener en cuenta que con este tipo de patas, tanto metálicas como de madera, tenemos dos opciones con la sentada del sofá: o bien la subimos con la medida de las patas, cosa que suelen solicitar personas altas o con piernas largas, ya que de esta manera les queda la sentada a la comodidad perfecta para el ángulo de las rodillas, o bien recortamos la estructura, para que la sentada quede a la misma altura que nos quedaba con la pata baja, y así la altura de la sentada del sofá no sufre modificaciones. Ya véis que podemos dar solución a casi todos los temas que nos podáis plantear en cuanto a patas se refiere.

Las patas altas que podemos ofrecer son: la pata T, que como su nombre indica es la típica para en forma de T de diez centímetros de altura; la pata Berlín que cuenta con una gran base de doce centímetros asentada al suelo, aunque la pata completa mide veinticuatro centímetros; la pata Kongo, un pata recta de diez centímetros de altura y once centímetros y medio de ancho que otorga al sofá la apariencia de gran estabilidad, y la pata Perla, que la podemos ofrecer en dos medidas de altura: de diez y de doce centímetros de altura, una pata muy elegante con forma más ancha en su parte alta, con seis centímetros, y más estrecha en la base que asienta al suelo, con cuatro centímetros y medio, dándole una gran versatilidad a la hora de colocarla en cualquier modelo de sofá.

En Sofás Valencia siempre os damos la opción de escoger el tipo de pata que queréis adaptar a vuestro sofá, ya sean las que el sofá tiene de serie, o cualquier otro tipo de pata de las que os hemos comentado hasta ahora, para que no os quede ninguna duda de que habéis tomada la decisión correcta en vuestra elección.

Como podéis comprobar, las patas de los sofás son todo un mundo por descubrir, diferentes materiales, diferentes formas, diferentes alturas… todo lo necesario para otorgar a tu sofá la imagen y el diseño acorde con tus necesidades y gustos, sin olvidar la comodidad y la practicidad a la hora de realizar la limpieza del suelo. En sofás baratos Barcelona de el Prat de libreta y Sabadell siempre tendrás un asesor que te orientará y te ayudará a tomar la decisión correcta.

Pueden ver nuestros modelos de sofás con patas a medida en:

http://sofafabrica.es/catalogo-sofas/

 

 

Nuestra puntuación
No commnent

También podría gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*La entidad responsable del tratamiento de los datos será Fábrica Sofás Valencia S.L. Para cualquier duda sobre la información introducida puede ponerse en contacto con info@sofafabrica.es. La finalidad de la recogida de estos datos únicamente es para poder ponerse en contacto con el usuario que ha realizado la consulta. La base jurídica para el tratamiento de los datos personales de los usuarios es el propio consentimiento del interesado. no serán cedidos a terceros y únicamente podrán ser objeto de comunicación a otras empresas que ejercen de encargados del tratamiento de datos. Más información sobre el tratamiento de datos.